La agricultura ecológica (AE) en España ha vuelto a tener un importante repunte en 2014, último año del que se dispone de datos, y se ha situado en 1.663.000 has, con un crecimiento del 6% sobre el año anterior, con un número de operadores estable en torno a 35.000, que ya dan empleo a más de 50.000 familias.  Esto ocurre  contra la tendencia del resto del sector primario. En España hay una asimetría “tremenda” entre la vegetal (82 %) y la animal, que suponía un 17,6 %.

El valor de la producción ecológica en el mercado interior era en torno a los mil millones en 2013 y pegó un “salto” sustancial superando ampliamente los 1.100 millones de euros. Además el consumo nacional de alimentos ecológicos alcanza ya el 1,23%. El gasto per cápita está en 25 euros por un salto muy importante, si se considera la progresión en el tiempo. Esta cifra aunque es baja en relación a los 170 euros de algunos países del norte de Europa, ha evolucionado, si lo comparamos con, por ejemplo 2007 en el que el consumo medio era de 6 euros per cápita.

El gasto per cápita está en 25 euros. En el 2007 era de 6 euros

Ese crecimiento se refleja en varias Comunidades autónomas. Andalucía ha tenido un crecimiento de superficie en todas sus provincias en torno al 20% lo que supone casi el 6% de su área agraria. La Junta de Andalucía está punto de aprobar su III Plan Estratégico en Producción ecológica. En la Región de Murcia la superficie ecológica supera el 20% de su superficie agraria útil (SAU), situándose a la par de los países europeos más punteros.

Igualmente ha ocurrido lo mismo en Cataluña, donde el sector de la viña rompió la estadística, con una subida del 22%, que coloca a la viticultura ecológica en el 14% del total. El número de productores creció un 10% en un año, que ha sido de  consolidación del crecimiento  del mercado de productos ecológicos. El sector ha tenido una subida del  32%. La facturación de estas, asimismo, aumentó un 37,8%, hasta los 210 millones de euros. Este crecimiento aún se encuentra por debajo de la capacidad del mercado catalán. Otras comunidades autónomas, como Aragón, Castilla y León, el País Vasco han puesto en marcha Planes de Acción regionales en el sector y otras han anunciado su aprobación como el caso de la Comunitat Valenciana.

Según la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE), los beneficios de la producción ecológica, constatados por la investigación, como el establecimiento de población en zonas rurales, la mayor protección del medio ambiente o su mayor contribución a la mitigación del cambio climático, reconocida en la última Cumbre del Clima de Paris (COP21), debe animar a los ejecutivos autonómicos a impulsar esta producción.