Como elemento diferenciador y haciéndose eco de las demandas de los grupos defensores del Medio Ambiente, las grandes superficies ya incluyen en sus promociones el elemento “madera certificada” con los sellos PEFC o FSC para garantizar a sus clientes el origen sostenible y el consumo responsable de la madera en los productos que comercializan.

Estamos hablando de ventanas, puertas, molduras, estanterías, machihembrados, mobiliario…. Todo un mundo de madera.

La madera es un bien natural que gestionado correctamente es prácticamente inagotable, además de contribuir a la vida en los bosques , a la fijación del CO2 en su estructura, y a hacer posible la existencia de comunidades rurales que viven de la explotación forestal.

La madera es un bien natural que gestionado correctamente es prácticamente inagotable

Ventana-de-madera-Pino-Line-certificada-PEFC

El consumidor, cada vez más informado, aprecia esta política de promocionar la madera certificada y busca en los productos de madera esos sellos inconfundibles bien de PEFC o FSC que demuestran que el fabricante tiene implantada una Cadena de Custodia de la madera que asegura la legalidad de la madera y su uso en sus productos.

Cada sello que va en el producto tiene sus números de licencia o certificado, con lo que la trazabilidad de los productos está garantizada y casi podemos asegurar que, con algo de paciencia, podríamos rastrear el origen de la madera hasta llegar al bosque de donde procede

Las grandes superficies de la construcción y del bricolaje han acertado en el camino de la mano de los sellos PEFC y FSC.

Vicente Descalzo Muñoz