La espelta (Triticum Spelta y Triticum Diccocum) está haciéndose poco a poco presente en nuestro entorno. Cada vez más panaderías ofrecen pan y galletas de espelta y también podemos encontrar pasta de espelta. Parece que este cereal está de moda, pero no es en absoluto nuevo.

La espelta es una variedad de trigo que se cultiva desde hace unos 7.000 años y está considerado el origen de todas las variedades de trigo actuales.

En algunas zonas se conoce a la espelta como trigo verde y en otras como trigo salvaje debido a su aspecto más rústico y su sabor más intenso.

La espelta es una variedad de trigo que se cultiva desde hace unos 7.000 años y ha estado a punto de desaparecer

La espelta es poco conocida actualmente ya que ha estado a punto de desaparecer debido a que tenía un bajo rendimiento productivo. Hoy en día está en pleno auge debido a sus propiedades nutricionales.

La espelta se diferencia del trigo por su cáscara, muy difícil de eliminar, y que le confiere una gran resistencia a plagas y enfermedades, lo que lo hace un cultivo de cereal ideal para el cultivo ecológico, por su resistencia natural, sin necesidad de acudir a transgénicos ni a plaguicidas.

¿Cuáles son las propiedades de la espelta?

  1. La espelta tiene más cantidad de proteínas que el trigo común (15% frente al 10%). Y además son ligeramente más completas porque son menos deficitarias en el aminoácido lisina, necesario para su asimilación.
  2. El contenido mineral también es más alto en la espelta, destacando el fósforo, el hierro, el cobre y el zinc.
  3. La espelta es más rica que el trigo común en carbohidratos fácilmente asimilables, en fibra soluble y también en ácidos grasos insaturados, especialmente el oleico.
  4. La espelta es rica en vitaminas A, B y E.
  5. Hay personas que, sin ser celíacas, tienen cierta intolerancia al gluten del trigo común, es decir, les cuesta trabajo digerir los panes y derivados de la harina de trigo común. Sin embargo, sí pueden comer productos elaborados íntegramente con harina de espelta. En cualquier caso, la espelta NO es apta para celíacos,

El alto porcentaje de fibra, hidratos de carbono, vitaminas y minerales de la espelta la hacen ideal para preparar panes integrales y pastas alimenticias, mucho más sanas que las elaboradas con harina de trigo

Atención con los productos de espelta que nos venden: frecuentemente lo venden con una cantidad de harina de espelta menor de la mitad.

Pero, atención con los productos de espelta que nos venden ya que la harina de espelta tiene dos características que dificultan su panificación a escala industrial: un gluten flojito y una cantidad baja de α-amilasas. Por eso, se suele mezclar con harina de trigo común en proporciones variables, y frecuentemente lo que se vende como pan de espelta es, en realidad, pan con espelta, es decir, la cantidad de harina de espelta es menor de la mitad.
Por lo tanto, nosotros tenemos que asegurarnos de la cantidad de espelta que tiene el producto que consumimos, para que no nos vendan gato por liebre.